by - domingo, octubre 24, 2010

Conquisto tu lado de la cama con la falsa recompensa de creerme que tampoco has dejado un vacío tan grande. Me saco el corazón, lo pongo en la mesa e intento convencerlo de que me haga caso, pero me mira altanero y me escupe que ya no soy su dueña, y masculla por lo bajo que no he estado muy fina eligiendo. Me lo vuelvo a meter de un suspiro y se me atasca en la garganta. Me encomiendo a mi cabal cabecita, pero es una señorita tan estúpida sabelotodo que tampoco la soporto, así que la mando a paseo con sus agotadores consejos de manual. Y hablando de paseos, ahora me sobra una mano cuando deambulo por las calles. Siempre vuelvo a casa por el camino que me enseñaste, aunque sea más aburrido. Tic tac, tic tac, escucho el reloj que llevo dentro, el que cuenta mis horas desiertas. Me registro para asegurarme de que sigo entera, pero me asalta el presentimiento de que he debido dejarme en algún rinconcito tuyo. Me repito que ya no me quieres, y cuando oigo esa vocecita que me insinúa que no es verdad, la mando callar. Cuento los días de dos en dos, a ver si así llega antes la mañana en la que no me duelas. Excepto maniatar a la tristeza, sigo haciendo mas o menos las mismas cosas que antes, pero sin que tú me mires.

You May Also Like

6 comentarios

  1. Me llena de tristeza, ojalá, ojalá nos deje de doler pronto.

    ResponderEliminar
  2. Triste pero precioso, costumbres que cambian con un adios, resulta tan curioso, como todo cambia, nada es estático, por eso un día cualquiera, como si nada, se habrá pasado y ya no duele.

    Ánimo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. bonita entrada un poco melancolica pero cierta al fin y al cabo

    ResponderEliminar
  4. Joder, joder.

    "Y hablando de paseos, ahora me sobra una mano cuando deambulo por las calles." es tan triste como real. Yo no sé que hacer con ella, sabes? Igual que no sé que hacer con mi espalda vacía por las noches, sin sus brazos. Igual que no sé que hacer con mi voz si no es él quien la escucha..

    Ojalá podamos dormirnos 364 días seguidos y, al despertar, saber que hacer con esa mano.

    Te sigo :)

    ResponderEliminar
  5. Excepto maniatar a la tristeza...

    ...Me gusta!

    ResponderEliminar

¡Hola pequeño lector! Gracias por pasarte por mi blog y leer mi entrada. ¿Quieres comentar algo? Pues corre. Me encanta leer vuestra opinión. Solo hay una regla: no escribas comentarios ofensivos, ni a mi, ni a los demás. Cualquier comentario de ese tipo será eliminado.

Devolveré todos los comentarios que reciba. Me pasaré por vuestros blogs, leeré vuestros posts y después os comentaré en vuestra entrada más reciente y si no os conocía y me gusta vuestro contenido os seguiré.