Los arrepentimientos se la comieron.

by - viernes, septiembre 24, 2010

Me la encontré allí, encogida en la última esquina de la habitación. Estaba temblando. No le pregunté qué le pasaba porque ya lo sabia. Tenía los ojos inchados de tanto llorar y el rímmel se le había corrido hasta las mejillas, el pelo desordenado y rubio le caía por debajo de los hombros. Su piel estaba más pálida de lo habitual, casi translúcida, como si llevara allí encerrada años. Me acerqué despacio hasta ella y la miré a los ojos. Tenía la mirada perdida, su inexpresividad me dejó sin palabras. Entonces comprendí que no se iba a recuperar nunca, que ya no volvería a ser la misma... y allí la dejé, ahogándose en sus propias culpas, ahogándose con sus propias mentiras.

You May Also Like

3 comentarios

¡Hola pequeño lector! Gracias por pasarte por mi blog y leer mi entrada. ¿Quieres comentar algo? Pues corre. Me encanta leer vuestra opinión. Solo hay una regla: no escribas comentarios ofensivos, ni a mi, ni a los demás. Cualquier comentario de ese tipo será eliminado.

Devolveré todos los comentarios que reciba. Me pasaré por vuestros blogs, leeré vuestros posts y después os comentaré en vuestra entrada más reciente y si no os conocía y me gusta vuestro contenido os seguiré.