by - jueves, diciembre 17, 2009



Me conmovieron los ojos de ella porque en vez de comprenderla me sentí comprendida. Yo me sentía igual, como si tuviera las mismas primaveras encima y toda experiencia que haya tenido o cuanta lección haya aprendido en ese exacto momento no servían de nada. Ella esta sentada, frente a la puerta de aquel ruidoso bar pero armonioso a la vez y está aferrada a un hombre que yo también hubiera sentido si no hubiera decidido dejarla sola. Las palabras que escuché de su boca me movieron el cielo y la tierra. Se notaba que no aguantaba más de tanto amor, que le cortaba el aliento. Estaba triste, me lo contaron sus ojos. Y no me costó mucho deducir que hacía un millón de lunas que lo esperaba, por más vacías que éstas parecieran. Escribo en su lugar porque está devastada, no quiere cerrar los ojos, me explica que su realidad es infinitamente gris por intentar decirlo de alguna forma, no quiere comer y me pregunta constantemente que pasará ahora. Me duele en el alma no poder darle una respuesta certera y me pide un cigarrillo y otra canción. Piensa que el hombre que la alumbra no la tiene en cuenta y desea fervientemente que la esté pensando como ella lo esta haciendo. Lo desea, es cierto, pero yo le explico que tendrá que esperar. Le agrego a mis habladurías un tiempo al tiempo y dejo que fume tranquila. Me inspira melancolía, porque veo sus ojos y no están aquí, no puede concentrarse en nada concreto, no escucha, ni siquiera guarda la invencible manía de morder sus uñas. La miro nuevamente y sigue estando ida, volada en algún lugar que conozco pero donde no me atrevo a acompañarla. Esta con él, puedo sentirlo y supongo que de alguna extraña manera él también la recuerda a ella. Quizás viva una eternidad en el pasado. Por mi parte, tengo un único sueño, verlos juntos una vez más. La veo y sé lo que piensa, como si fuera yo misma la que estuviera sintiendo. Se sabe la única culpable de su presente, ya que nadie la obligo a sentir algo tan profundo. Imagino su pasado y noto un gran cambio, su sonrisa no es la misma, ahora es sólo un disfraz. Nadie la va a entender, por eso ya no habla del tema, además es conciente de que no tiene solución, o mejor dicho depende de una persona que no está dispuesta a solucionarlo. Está más que claro que ya no es la misma, y sospecho que jamás volverá a serlo, en principio porque a pesar de sus escasos años creció y obviamente va a seguir creciendo, pero por sobre todas las cosas por ese amor que la marcó, que le quitó las ganas de creer y de querer, ya no piensa que el amor es tan bonito como lo describen. Pero sabe que si él estuviera con ella, ese amor movería montañas. Es imposible bajar del cielo a donde él nos hizo llegar.

You May Also Like

23 comentarios

  1. habla toda la noche como hipnotizada, como si las cartas ya estuviesen tiradas..


    me fascinó el texto, además que coincidió de alguna forma en como me siento hoy..
    gracias
    :)

    ResponderEliminar
  2. ufff!!! q intensidad!! me ha encantado el texto, enhorabuena por ser capaz de escribir estas cosas. Es tan bonito sentir... pero a veces duele demasiado.
    Te sigo.

    Un abrazo

    Zen

    ResponderEliminar
  3. Nunca nadie la entenderá, solo alguien que haya pasado por lo mismo y que se sienta igual de destrozada que ella.
    Un besazo enorme :)

    ResponderEliminar
  4. ¿Pero sabes una cosa? Con tan pocos años, aparecerán otros que muevan montañas, y ella moverá las montañas de otros. ¡Claro que sí!


    miau
    grandote,
    señorita

    ResponderEliminar
  5. Hola, pues sí, tienes toda su razón. El amor es tan bello, más, mucho, mejor bonito de cómo lo describen.

    La vejez y la juventud son lo mismo porque se llevan dentro. Aprende quien quiere aprender y crece: no aprende quien no quiere aprender y no crece. Obviedades que ni se piensan.

    En los mensajes y/o correos que envío, dependiendo de la persona a la cual me dirijo, me permito el lujo de "El tocino y la velocidad", "de donde vienes manzanas traigo", todo depende de muchos factores ahora no explicables.

    Tal vez encuentre eso en tu texto, mezclas. Me gusta.

    Salud.

    ResponderEliminar
  6. puede que no sea unico, q venga otro y la haga sentir!

    ResponderEliminar
  7. Menudo escalofrío, un texto impresionante!

    ResponderEliminar
  8. Después de un amor así todos los que vengan después son muy poca cosa, pero llega un momento que vuelve a aparecer ese alguien (nuevo) que movería montañas, incluso más, por ti.
    Ya verás, con un poquitín de tiempo ella volverá a ser la misma. Sólo hay que llenarse de paciencia, nada más.


    Un saludo de casualidad. :)

    ResponderEliminar
  9. todas esas historias, cuentos y peliculas que nos dieron a entender que debe haber finales felices, que el amor es bello y que no existen los fallos... siempre acabamos odiando todo eso aunque es cierto que muchas veces, si hay final feliz. Paciencia y caminar con cautela sin perder el equilibrio.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta ese blog :)

    Felices fiestas!

    ResponderEliminar
  11. Fabuloso texto. Transmite infinitas sensaciones con las que personalmente me siento identificada.

    Enhorabuena =D

    ResponderEliminar
  12. Fabuloso texto. Transmite infinitas sensaciones con las que personalmente me siento identificada.

    Enhorabuena =D

    ResponderEliminar
  13. Me encanta el texto,aunque quizás mucha gente no la pueda entender, siempre esta bien tener un hombro donde llorar y fumarse un cigarrillo :D

    bes0osss

    te sig0o


    me sigues¿?

    ResponderEliminar
  14. "Si me hice tanto daño, fue porque cuando me caí lo hice desde muy, muy arriba".
    Parece resignación cristiana, pero es cierto. La caída es así de dura por lo alto que está el cielo. No es imposible bajar, sí lo es estrellarse sin hacerse tanto daño que parece imposible de curar. Verlo desde fuera también impresiona. Me gusta tu forma de mirar.

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. por cierto, soy la del fotolog

    /misojitosnegros

    ResponderEliminar
  17. perdona que antes te e escrito pensando que eras otra persona pero bueno, el caso es qe me encanta como escribes y todas esas maravillosas cosas que te suele decir la gente acerca de tus textos, te leo.

    ResponderEliminar
  18. Si no duele, no es amor.. si no sientes, no es vida! Me ha encantadoo!

    Besitos!

    ResponderEliminar
  19. No es fácil vivir varias vidas a la vez; acariciar el 'entonces' mientras vives el 'ahora'. Esa chica del cigarrillo no está aquí, está más lejos, alcanzándose al otro lado, tocando un corazón que ya no es el suyo. Aún se pregunta si hizo bien al huir de él. Qué otra cosa podía hacer. Él ya no la necesitaba. O eso cree. Dejó tantos cabos sueltos, tantas heridas...Ella quería correr más rápido, sin mirar atrás. Y ahora es incapaz de mirar hacia delante. Ya no mira hacia ninguna parte. Ya no queda nada.

    He visto tantas veces la mirada de esa chica, mirándome desde el espejo...Pocas veces me había sentido tan identificada con un texto. It's quite compelling. Gracias. Miles de ojos azules desde Reikiavik.

    ResponderEliminar
  20. Araancha!porfin he conseguido hacérmelo:):)

    ResponderEliminar
  21. Como darle palabra a aquello que hoy no digo;)
    te he encontrado por ahi, y me gusto, sobre todo el que hay antes de este.
    abrazos, lo mejor de la vida.
    te sigo.
    un beso

    ResponderEliminar
  22. Impresionante texto, aveces muchas nos sentimos como ella, un placer leerte ...

    un abrazo

    ResponderEliminar

¡Hola pequeño lector! Gracias por pasarte por mi blog y leer mi entrada. ¿Quieres comentar algo? Pues corre. Me encanta leer vuestra opinión. Solo hay una regla: no escribas comentarios ofensivos, ni a mi, ni a los demás. Cualquier comentario de ese tipo será eliminado.

Devolveré todos los comentarios que reciba. Me pasaré por vuestros blogs, leeré vuestros posts y después os comentaré en vuestra entrada más reciente y si no os conocía y me gusta vuestro contenido os seguiré.